Cómo lavar las prendas de lencería

La ropa interior femenina es quizá la más delicada, compuesta por algodón, seda, encajes, lazos, cintas y distintos tipos de decoración. Por ello requiere atención especial a la hora de lavarla. ¡Trucos! La lenceria es sexy y atractiva, pero también delicada. Generalmente, la meta es que sea perdurable a lo largo del tiempo (sobre todo porque suele ser más cara que el resto de tu ropa interior), por eso te damos algunos buenos consejos acerca de cómo lavar y cuidar la ropa interior.

Lavar a mano ropa interior de seda

 Si la prenda de ropa interior es muy delicada la primera recomendación es lavarla a mano, en especial cuando se trata de ropa interior de seda, quizá te tome más tiempo pero te ayudará a que dure más tiempo. Para ello, llena el lavabo de agua fría y echa un chorro de champú, un poco de jabón neutro o especial para prendas delicadas. Mete dentro las prendas y déjalas en remojo durante 10 minutos como mucho. Asegúrate que están bien empapadas. Enjabona la prenda sin arrugarla, frotándola delicadamente, enjuaga y remoja nuevamente la prenda con agua y vinagre blanco durante unos minutos, este paso hará la diferencia. 

Lavar ropa interior de algodón

Si se trata de prenda de algodón de uso diario puedes lavarlas en la lavadora, pero utiliza siempre una bolsa especial para ropa íntima o en su defecto la funda de una almohada, esto ayudará a protegerlas del daño que pueda causar la máquina. Para ello,  utiliza un detergente para ropa delicada, sin ningún tipo de blanqueador. Te recomendamos que utilices un ciclo de lavado de prendas delicadas, así minimizarás el daño que en general causa lavadora en nuestra ropa. Evita mezclarla con otras prendas que tengan cremalleras, velcros y botones. Puedes conseguir alguna malla para que no roce ningún elemento que pueda estropearla.

Lavar prendas con encaje

Para las prendas con encaje oscuro el vinagre blanco es un gran aliado, también se recomienda que el lavado sea con agua tibia, y por último, con agua fría. Evita ponerla cerca de los radiadores o en la secadora porque el calor extremo podría estropearla.


Para las prendas con encaje blanco que se han vuelto amarillentas nunca es recomendable el uso de cloro o blanqueadores, lo ideal es colocar la ropa interior a remojar con agua tibia y sal y lavar a la mañana siguiente como acostumbras.

¿Ropa interior en la secadora?


Eso sí, si quieres que tu ropa interior dure más no la metas a la secadora, deja que se seque naturalmente, evita exponerla al sol sin son prendas de color e intenta no colgarla con pinzas para que no queden marcadas. Si debes meter a la secadora una pieza de ropa interior de fibra sintética recuerda ponerla en función de calor mínimo, de lo contrario podría encogerse.


Para evitar cualquier accidente que dañe tu ropa interior lo más recomendable es siempre leer las instrucciones de lavado, esto aplica para la ropa en general, mientras sigas las indicaciones tus piezas se mantendrán en buen estado.










Publicado: 14 de Febrero de 2015 a las 17:55